“Así que, hermanos míos amados, estad siempre firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”

1Cor.15:58


Home Videos Historia Declaracion de Fe Vision Calendario


Iglesia de cristo Montebello


“COMPARTIENDO LA HISTORIA DE DIOS”


IV. Cristo


En vez de desecharlos, Dios hizo lo impensable. Él se hizo hombre como uno de nosotros. Por haber nacido de una mujer virgen llamada María, Dios se hizo carne. A veces se llama la Encarnación - aquel por quien fueron hechas todas las cosas ahora se hizo hombre. Esta persona que se llamaba Jesús vivió como cualquier otra persona. Tenía padres. Comió y bebió. Él se divertía. Lloró. Él era perfectamente humano, aunque él era Dios. Durante los últimos años de su vida, se fue a predicar un mensaje simple: " El Reino de Dios se ha acercado". De una manera radicalmente especial, el reino de Dios estaba irrumpiendo en el mundo. A través de su ministerio misericordioso, sanó, dio vista a los ciegos, resucitó a los muertos, y ayudó a los pobres, todo ello como señales de que el Reino estaba aquí. Luego, en un acto increíble, Jesús se ofreció a morir en una cruz. A pesar de que no tenía pecado, fue condenado a muerte y crucificado por los romanos. Lo que no sabían que Dios estaba escribiendo su historia. A través de las palabras de Jesús, su ministerio y ahora su muerte, Dios estaba trayendo reconciliación. Él estaba cumpliendo su promesa a Abraham. Él estaba restaurando Su creación caída a través de un convenio/pacto realizado por la muerte expiatoria del sacrificio de Jesús. Sin embargo, si Jesús se quedó muerto, entonces la historia se habría detenido. Pero en tres días, cuando algunas mujeres fueron al sepulcro para ungir el cuerpo de Jesús, él no estaba allí. Él había resucitado. Proveyendo en todo el tiempo que el pecado no es la última palabra. La reconciliación y la victoria se pueden encontrar en Jesús!





NUESTRA HISTORIA

IDC Montebello



La Creacion El Pecado El Pacto Cristo La Iglesia Coronacion